viernes, 15 de junio de 2007

Panorama sobre la actualidad de River

En River se viven tiempos muy difíciles. Muy complicados. Motivos sobran. Por eso mismo, repasemos brevemente cómo fue el primer semestre del 2007.

En enero de este año, cuando el conjunto dirigido por Daniel Passarella se preparaba con todo para afrontar el Clausura y la Copa Libertadores, era impensado para la mayoría de los hinchas, jugadores y cuerpo técnico que a esta altura el millonario estuviera afuera de los dos torneos. De hecho, así fue.

En el ámbito local San Lorenzo gritó campeón de la mano de Ramón Díaz, un referente en la historia de Nuñez. Por cierto, durante este campeonato (todavía resta jugarse la última fecha) muchos fanáticos del club de la banda roja repudiaron al Kaiser en varias oportunidades y, a su vez, reclamaron por el regreso del Pelado.

Para colmo, en el certamen internacional, ese trofeo que tanto añora River (desde 1996 que no lo consigue; aquella vez se impuso ante América de Colombia), Boca, el rival de siempre, está a un pasito nomás de consagrarse, ya que venció en la final de ida, en la Bombonera, al Gremio de Porto Alegre (Brasil) con un contundente 3-0.

Como si todo esto fuera poco, en el plantel millonario sobran situaciones conflictivas. Entre ellas, el grave problema que padece uno de los últimos ídolos del millonario, Ariel Ortega. Es que el Burrito no puede recuperarse de su adicción al alcohol. Cada dos por tres sufre recaídas, no va a los entrenamientos y no logra mantenerse en buen estado físico. En consecuencia, es difícil que Passarella lo tenga como una opción segura para pelear los próximos compromisos.

Es importante destacar que Ortega quedaría internado durante 30 días (desde la semana que viene) para que lo sometan a un tratamiento más riguroso.

Por su parte, la gira por Corea, a la que River fue invitado, trajo inconvenientes entre la dirigencia y el entrenador. Ocurre que el Kaiser quiere hacer la pretemporada de invierno tranquilo, sin disturbios, y la participación en el torneo de ese país le complica su rutina planeada, ya que se juega en julio próximo. Mientras que a los dirigentes, entre ellos el presidente José María Aguilar, no se les pasa otra cosa por la mente que no sea viajar rumbo a Asia. Hay asuntos económicos de por medio.

Después de muchas idas y vueltas. Después de muchas discusiones, parece que se llegó a una solución. Desde el equipo de Nuñez le confirmaron al diario Clarín que el plantel no viajará el 2 o el 3 de julio como se manejó en primera instancia para hacer la pretemporada en Corea y sí lo hará el 7 de ese mes. La puesta a punto comenzará en Buenos Aires o en San Jorge (provincia de Santa Fe). El debut en la Peace Cup (Copa de la Paz) será el 13. El conjunto argentino recibirá un buen monto de dinero por tan sólo decir presente. Si llega a la final (21 de julio) disfrutará de más plata.

Los problemas abundan, y eso que en esta nota no se informó sobre temas como: el mercado de pases de los jugadores (otra situación que le traerá dolores de cabeza al técnico y también a la dirigencia), el enfrentamiento entre las barras (Alan Schlenker vs. Adrián Rousseau) y el partido que River jugará hoy ante Vélez a las 19, en el Nuevo Gasómetro, por la última fecha del torneo Clausura.

Por Pablo Medina

1 comentario:

SIEMPRE AL FRENTE dijo...

El gran problema de river esta en la dirigencia. El dia que se vaya Aguilar y todos los directivos, ahi quizá river vuelve a ser lo que era. Abrazo chicos. Muy bueno el blog.
Mati dono