miércoles, 20 de enero de 2010

"Pájaros prohibidos", de Eduardo Galeano

Durante la dictadura militar uruguaya, en una cárcel llamada Libertad, los presos no podían dibujar ni recibir dibujos de mujeres embarazadas, parejas, mariposas, estrellas ni pájaros.

Didaskó Pérez, maestro de escuela, torturado y preso por tener ideas ideológicas, recibió un domingo la visita de su hija Milay, de cinco años. La hija le trajo un dibujo de pájaros. Los guardias (los censores) se lo rompieron a la entrada de la cárcel.

Al domingo siguiente, Milay le trajo un dibujo de árboles. Los árboles no estaban prohibidos, y el dibujo pasó.

El padre le elogió la obra y le preguntó por unos circulitos de colores que aparecían en las copas de los árboles, muchos pequeños círculos entre las ramas:

-¿Son naranjas? ¿Qué frutos son?

La niña lo hizo callar:

-Ssshhhh.

Y en secreto le explicó:

-Bobo ¿No ves que son ojos? Los ojos de los pájaros, que te traje a escondidas.

1 comentario:

Pozo+10 dijo...

Hola muy buen blog!
Pasate por mi web http://www.planeta-grandt.com.ar/
Saludos desde Lincoln!